Co-working y la economía colaborativa

Esta semana se celebra en Argentina la Semana del Coworking. Esta es una de las externalidades positivas que provenientes de las reuniones mensuales (y a veces no tanto) que tenemos las comunidades emprendedoras convocados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Es una excelente iniciativa y muestra mucho de la Cultura Startup en nuestra ciudad.

La primera vez que escuché hablar de co-working fue hace unos 8 años cuando Martin Frankel abrió areatres en Buenos Aires. Martin estaba liderando una comunidad de expats (extranjeros que viven fuera de la ciudad) y había fundado un bar. Sugar y ahora iba por areatres, su (en ese entonces) “nuevo” emprendimiento que consistía en un espacio de coworking, en su momento pensado para profesionales independientes o freelancers, muchos extranjeros que preferían trabajar en grupo antes que aislados en sus hogares.  Con el cepo cambiario en el 2011 y en base al conocimiento de los usuarios, el modelo de negocios de los coworking fue cambiando, ya no apuntando a individuos sino también a empresas que buscan espacios y servicios para sus empleados pero no quieren necesariamente arrendar una oficina; también los emprendedores encontraron una buena ventaja de oficina flexible en los espacios de coworking. En Buenos Aires aparecieron un muchos más como Urban Station, que tiene varias sucursales incluso en Santiago o Ciudad de México, La Maquinita o Central Coworking, solo para nombrar algunos. También aparecieron espacios en otras ciudades como Mar Del Plata, Córdoba o Rosario. Esta tendencia es similar en otras ciudades de la región. Hace poco, Broota lanzó un informe sobre espacios de coworking en Chile. En el informe detallan que hay 30 espacios distribuídos por todo el país.

También las aceleradoras, que llegaron después de los coworking crearon espacios compartidos para las startups que invertían. Startup Chile, NXTP Labs, Wayra en todas sus locaciones, Njambre, todas alojan a sus emprendedores seleccionados por un tiempo para proveerles contactos entre pares y ayudarlos día a día. Dentro de mi experiencia en NXTP Labs, lo que ofrece el coworking es sobre  todo la fertilización cruzada de los emprendedores. Si bien hay una razón económica detrás del coworking, lo que se obtiene de la experiencia va mucho más allá. De hecho, lo que ha pasado es que las startups de las distintas ediciones se mudaron con otras startups que estaban en la misma altura para compartir oficina y seguir manteniendo este espacio colaborativo.

 

Ventajas y Desventajas

Dado que es la semana de coworking, me gustaría repasar un poco lo beneficios que veo en los emprendedores:

  • Posibilidad de compartir el espacio con personas innovadoras. Es muy excitante encontrarte con alguien que está pasando lo mismo que vos, que quiere llevar su empresa al siguiente nivel, que conoce a alguien que puede ayudarte.
  • Perder el aislamiento. Ser emprendedor suele ser un camino bastante solitario, incluso si tenés socios.  Para mitigar la soledad de las decisiones es muy bueno tener otros emprendedores al alcance de la mano en quienes descansar.
  • Oportunidades de negocios. Hay veces en que vas a encarar un cliente con una startup amiga. Eso posibilita ampliar redes y generar buenas oportunidades en conjunto.
  • Cultura del trabajo y la diversión. Te rodeas de gente que trabaja 24×7 pero con quienes también puedes compartir una cerveza en el after office.

Sin embargo, también hay desafíos:

  • Muchas veces es difícil concentrarse. Las oficinas abiertas van muchas veces en contra de los trabajos en detalles.
  • No todos son prolijos. Muchas veces las oficinas no quedan limpias ni presentables debido a nuestros descuidados compañeros.

 

El co-working como valor

Desde hace unos años el co-working se instaló en la cultura emprendedora por los interesantes valores que aporta: participación, productividad, sinergia, participación, colaboración. De todos los valores me gustaría destacar el valor de la colaboración (de ahí viene el “co” en “coworking”). Los espacios de coworking y el concepto en sí se instalaron como estandartes de la economía colaborativa. La base de la cultura emprendedora debe ser la colaboración, por ese motivo celebro que haya una semana del coworking.

#culturastartup

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *